Buscar este blog

domingo, 27 de diciembre de 2015

El divino marqués



El divino marqués

Revista digital, Andalán, 26 de diciembre de 2015
VV.AA. Tras la huella de Sade. PR-ediciones. Zaragoza 2015. 329 pp 

José Antonio Val Lisa

Afortunadamente, hablar hoy de Donatie Alphonse Francois de Sade, más conocido como el marqués de Sade, ya no supone especular sobre un término artificial como es el “sadismo”, sino abordar directamente sobre su filosofía. El sadismo, hoy en día, remite a una sensibilidad capad de definir por sí sola toda una corriente de pensamiento. Esto no significa que pretendamos librar la obra del marqués en toda su profundidad, de reducir todo a la abstracción del signo, a la subjetividad y la psicología. Es verdad que en la época de Sade, sumergido aún en los valores del Antiguo Régimen, la apatía es el desprecio hacia los valores humanos condensados en los evangelios, pero eso no significa que el autor nos los aborde con pasión, la cual junto con el deseo conforman emociones bien humanas y constituyen a su vez temas constantes en sus libros. En el fondo para Sade reproducción y placer sexual son naturalmente sinónimos, y es justamente en ese asunto donde se cruzan de manera constante los dos ámbitos en los que se desarrolla su literatura: lo natural y lo artificial producido por la naturaleza humana, ya sea consciente o inconsciente.
No es nuestra intención enjuiciar o poner en entredicho, la ya larga e investigada figura del citado marques. Sino más bien, poner en antecedentes al lector,  ante el nuevo proyecto coral, que el artista multidisciplinar, Paco Rallo, acaba de editar. Tras la huella de Sade, es un trabajo firmado por quince escritores y veintidós artistas visuales de diferentes edades, tendencias y procedencias geográficas. El libro pretende rendir culto entre  los aniversarios de su nacimiento y su desaparición. Dividido en dos grandes bloques, a saber: ensayos y poemas/relatos. En cuanto a los ensayos sobre el personaje, firman autores como Javier Barreiro, Manuel Pérez-Lizano, aunque el trabajo más extenso e interesante, sea el del historiador del arte, Manuel Sáchez Oms, que ocupa más de la mitad de la publicación, con más de trescientas anotaciones. En Sophie o las virtudes del conocimiento, que así se titula el citado trabajo, Sánchez Oms, deja patente que: “Cuando hablamos del marqués de Sade como iniciador de la “literatura gris”, no solo nos referimos al hecho de haber sido el primero en desarrollar el sexo como asunto intelectual ante la evidencia de una unidad entre lo espiritual y lo corporal (…)El deseo responde al conocimiento, pero este conocimiento no concretiza, sino que, tal y como afirman Bataille, nos pierde en ese nuevo más allá que ha abierto la opacidad del lenguaje cosificado en el Siglo de la Luces como si de un agujero negro se tratase (…)Acabemos de una vez por todas con esa vaga y empobrecedora idea de que Sade escribía para saciar su soledad en la cárcel como si la masturbación no tuviera nada que decirnos ni que aportarnos sobre nosotros mismos y la naturaleza humana si de verdad ella existe”.
El segundo bloque del libro, recopila una serie de relatos y pequeñas historias de diversos autores literarios, a los que va acompañando una cuidada selección de ilustraciones de  artistas plásticos. La selección de los autores, por parte del editor, requiere  una notable dosis imaginativa y cierto control para evitar el todo vale. Queda patente, que el marqués de Sade, jamás pudo imaginar, que más de doscientos años de su desaparición, un libro coral, iba a ahondar en la  compleja personalidad del marqués a través del erotismo en toda su profundidad, desde la palabra hasta la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada